Generalmente uno conduce de manera cotidiana hasta que te topas con un bache o alguna otra irregularidad en el asfalto. A pesar del sobresalto, el movimiento suele ser menos brusco de lo que en realidad es.

Lo anterior es gracias a la suspensión automotriz, la cual es una parte sumamente importante en un carro. Su trabajo es básicamente absorber o incluso anular por completo todo aquel movimiento intempestivo que puede existir en cualquier carretera.

La suspensión brinda una conducción suave, segura y estable. Adicionalmente permite mantener una altura adecuada de la unidad y ayuda a que las llantas estén alineadas.

En términos generales el sistema de suspensión está conformado por resortes, barras tanto de torsión como estabilizadoras, amortiguadores, rótulas y topes de goma. Se recomienda ampliamente que cada una de dichas piezas estén en perfectas condiciones, en Servicio Noriega nos ponemos a tus órdenes para ello.